logo
Registro
.

Buscá tu próximo destino

Hacer el Sendero "Barra de la Laguna" en Rocha

Degustar platos con el mejor camarón del mundo, que según entendidos se obtiene de la Laguna de Rocha, Laguna de Castillos y Arroyo de Valizas, o sorprenderse con los platos preparados con sirí, o algas marinas, forman parte de los mimos al paladar que ofrece el nuevo Sendero "Barra de la Laguna" en Rocha.

En el entorno de La Laguna de Rocha, que forma parte del Sistema Nacional de Áreas Protegidas de Uruguay (SNAP) desde hace 70 años existe una comunidad de pescadores artesanales que vive de la explotación de los recursos acuáticos y el turismo brindando servicios de paseos y una propuesta gastronómica con los productos del lugar.

En las recetas se integran frutos de los palmares y campos nativos de Rocha como el butiá, arazá y olivos, así como el vino de bodegas de la zona. Lo mejor para degustar exquisiteces, sobre todo si se va en baja temporada (marzo - noviembre) es coordinarlo en forma previa.

No obstante, hay un paseo que está disponible las 24 horas del día. Quienes visiten esta Área Protegida, ingresando por la intersección de las rutas 10 y 15, podrán disfrutar de un espectacular paseo autoguiado por un sendero de 2.8 km.

El recorrido invita a contemplar, desde su comienzo, el gran espejo de agua; hacer una parada en el observatorio de aves, y continuar hasta la barra de arena que separa la laguna del océano Atlántico. Los carteles informativos indican la singular dinámica natural que se produce en el entorno, generando un ecosistema óptimo para infinidad de aves y especies animales.

El sendero finaliza en la zona de dunas, punto ideal para la observación de las ballenas francas que visitan las costas rochenses desde julio a octubre.

La primera etapa del sendero es accesible con sillas de ruedas, luego se continúa por la arena. El total del recorrido toma 1 hora aproximadamente.

Una zona de gran valor natural

El entorno de la Laguna de Rocha fue declarada en 1977, Parque Nacional Lacustre y reserva mundial de biosfera para la UNESCO. A su vez desde 2015, integra el listado de humedales con relevancia internacional que elabora la Convención Ramsar. Por todo esto, es un atractivo imperdible para los amantes de la naturaleza.

La laguna se comunica periódicamente con el océano Atlántico a través de un sistema natural de apertura y cierre de barras arenosas. Cuando esto sucede, producto de la acumulación de agua en la laguna y de la acción del mar, ingresan a su espejo de agua variedades muy codiciadas de crustáceos (camarón) y de peces.

Simultáneamente, esta condición la torna el refugio de más de 220 especies de aves que eligen este mágico entorno para alimentarse, reproducirse y cuidar sus nidos.

Cisne negro, flamenco, ganzos blancos, cigüeñas son solo algunas de las hermosas especies que embellecen el entorno. Durante todo el año se encuentran en su cuenca aves provenientes de lugares tan remotos como Alaska o las islas Malvinas.

Pero su fauna no se agota allí, rodeada de arroyos y bañados, la zona se caracteriza por la presencia de nutrias, tortugas, carpinchos, lobitos de río, zorros, gatos monteses y manos peladas. En los campos que la circundan abundan el ñandú y la mulita. También es hogar del sapito de Darwin, una especie amenazada a nivel global.

Recomendaciones para ser un turista responsable

En la zona está prohibido cazar, circular en vehículos todo terreno y realizar deportes naúticos a motor. Para la mejor contemplación de las bellezas naturales del entorno, se recomienda llevar cámara de fotos y binoculares.

El calzado cómodo también es fundamental para poder recorrer las zonas húmedas y los pastizales. Al momento de caminar, conviene estar atentos, para no dañar los nidos de algunas aves que son particularmente discretos.

¿Cómo llegar a la Laguna de Rocha?

En la intersección de la rutas 10 y 15, en el kilómetro 8, tomando hacia el este por un camino de tierra, se encuentra la Laguna de Rocha. Desde allí otro camino permite aproximarse a su barra, donde es posible observar la fina faja de arena que la separa del océano.