logo
Registro

Buscá tu próximo destino

.
Tras el arte sacro de Lino Dinetto

Tras el arte sacro de Lino Dinetto

San José permite un íntimo encuentro con la obra sacra contemporánea más importante de la región, siguiento las obras del maestro del color. A mediados del siglo pasado, las diversas disciplinas artísticas vivieron en el Río de la Plata uno de sus mayores momentos de fermento y destaque. En Uruguay, la plástica tuvo un desarrollo peculiar y en San José, la presencia de Lino Dinetto no fue casualidad.
Dinetto nació en 1927 en la Provincia de Padua, región del Veneto, Italia y tuvo una trascendental influencia en el impulso a la utilización de una dinámica paleta lleno de color y modernismo para aquellos días.
Su particular forma de sentir el arte, marcó a todos los josefinos por el valioso legado que dejó plasmado en los frescos de la Catedral de San José de Mayo durante la década del 50 del siglo XX.
La realización de estos frescos posibilitó que Dinetto estuviera cuatro años en la capital josefina y el fruto de ese trabajo le otorgó una reconocida notoriedad.Dinetto dejó su legado en la Capilla del Huerto, en San José de Mayo y en la iglesia Libertad.
El artista regresó a Europa en los años 60, abriendo un camino a obras monumentales, que lo convirtieron en uno de los actores contemporáneos más influyentes del arte sacro a nivel mundial. Obras recomendadas por diferentes pontífices lo han convertido en uno de los predilectos y referentes de la Santa Sede.
San José permite un acercamiento a la monumental obra de un artista que se convirtió en puente hacia el encuentro, sabiendo asimilar y asemejar los secretos de la técnica renacentista a la cultura contemporánea.