logo
Registro

Buscá tu próximo destino

.

Agroturismo

Desempeñar un rol activo en las típicas tareas del campo y revivir tradiciones como el ordeñe, el arreo de ganado, la siembra, la cosecha, el amasado y la yerra, constituyen una de las experiencias más genuinas que puede experimentar el turista que llega a Uruguay.
Nuestros campos regalan múltiples experiencias así como la posibilidad de nutrirse de peculiares aromas y sabores naturales.Desde sus inicios, la ganadería ha sido la principal actividad económica de Uruguay; sobre todo la  críade ganado ovino y vacuno. La actividad lechera, cárnica, lanera y el trabajo con cueros tienen una vasta tradición en el país y son grandes forjadoras de la identidad de los uruguayos.
En nuestro territorio la actividad rural se desarrolla en establecimientos de diversos tipos y tamaños desde grandes estancias turísticas y hoteles de campo hasta pequeñas granjas familiares, que tienen como denominador común la gran hospitalidad de su gente.
Los turistas pueden elegir entre más de 120 establecimientos distribuidos a lo largo y ancho de su territorio, dedicados al turismo rural. Muchos de ellos poseen cascos con más de 200 años de historia y una amplia oferta de instalaciones y servicios, donde la forma de vida y costumbres del gaucho son protagonistas. Capillas, brocales y construcciones de piedra,  guardan la fisonomía de viejos tiempos y la combinan con el máximo confort actual.
Extensas cabalgatas por praderas, adentrarse en bosques nativos, descubrir los secretos del Tannat o contemplar la belleza de las aves autóctonas forman parte del sinfín de experiencias que regala el país. Los invitamos a descubrirlas.

Más información

  • ¿En qué consiste el agroturismo? Abrir o Cerrar

    Se denomina agroturismo al conjunto de actividades que se realiza dentro del ámbito rural. En ese sentido, incluye la visita a los establecimientos dedicados a la explotación agropecuaria. La idea que subyace dentro de esta práctica, consiste en combinar el descanso con el contacto y participación activa de la vida rural. El turismo se valora como una actividad productiva complementaria a la actividad principal del establecimiento La experiencia, altamente enriquecedora para sus participantes, implica una nueva forma educativa. Lógicamente, para disfrutar de este tipo de turismo, hay que tener en cuenta que su mejor forma de realización se lleva a cabo a escala reducida por lo cual la atención suele ser muy personalizada. Generalmente estas propuestas se realizan en lugares en los que el protagonista es el paisaje, y es difícil encontrarse con otras personas en el desarrollo de una cabalgata, o de un tradicional paseo por el campo. Al mismo tiempo se procura que se produzca un acercamiento a las tradiciones rurales y que se genere una fuerte conexión con las familias locales que ofician de anfitriones, quienes juegan un rol fundamental en la prestación del servicio. El vínculo que se establece entre visitantes y habitantes rurales se consigue a través del contacto laboral y se fomenta a través de las relaciones interpersonales. Este acercamiento genera un gran aprendizaje. El turista es capaz de observar el auténtico estilo de vida que se desarrolla en el establecimiento y el habitante local, quienes se enriquece a través de la interacción con personas de otros sitios. Para los visitantes es muy importante interiorizarse con los valores que reflejan la cultura tradicional de la zona visitada./