logo
Registro

Buscá tu próximo destino

.

José Ignacio

El pequeño pueblo de pescadores ubicado a tan solo 40 minutos de Punta del Este, es el nuevo paraíso del “jet set internacional”. Personajes del mundo de la moda, celebridades y grandes empresarios se dan cita cada verano en sus playas para encontrar momentos de paz y tranquilidad.
Son varias las razones que lo han transformado en un destino premium.  En primer lugar, la belleza y la tranquilidad de sus playas exclusivas. A un lado, mirando al Oeste, está la Playa Mansa, con sus pequeños barcos pesqueros y sus mágicos atardeceres. Al otro lado, admirando el Este, la Playa Brava, ancha y de imponentes olas.
Otra de las claves es su singular gastronomía. Sus restaurantes son un polo de atracción para quienes buscan saborear no sólo los mejores frutos del mar, sino también platos originales y de tendencia, elaborados por destacados chef de la región.
El poblado, por su parte, es sumamente pintoresco. Se halla entre dos lagunas, Garzón y José Ignacio, en ambos casos, con una riqueza biológica que suscita el interés internacional. En las inmediaciones de José Ignacio, existe una zona de lujosas chacras de veraneo con lujosa infraestructura y la certeza de encontrar la calma tan deseada por las celebridades.
José Ignacio, es para ellos, garantía de tranquilidad, hermosos paisajes y servicios de alta gama. En las últimas temporadas, el balneario contó con la visita de James Murdoch, el hijo y heredero de Rupert Murdoch (el dueño de Fox y el Wall Street Journal), Elon Musk, el multimillonario creador de Paypal, el sistema de pagos online más popular del mundo, y Martin Sorrel, el CEO de WPP Group, una multinacional de la publicidad y las relaciones públicas.
Otro de los aspectos que más atrae la atención de las celebridades es su capacidad para mantenerse como un pueblito de campo inmerso en el mar. En gran medida esto es posible debido a que desde 1993, el lugar tiene una serie de regulaciones estrictas para la construcción y la llegada de inversionistas. Entre las medidas restrictivas, se encuentra, la prohibición de abrir discotecas lo que contribuye a mantener la calma del lugar.
En Jose Ignacio, no hay edificios altos, ni llamativos resort de lujo, solo una variopinta colección de casas chic que le dan una identidad totalmente romántica. Los hoteles de la zona se esconden detrás de muros y vallas, y quedan prácticamente invisibles para el visitante promedio, pero al mismo tiempo ofrecen a sus huéspedes espectaculares vistas al mar, los que resulta altamente conveniente para quienes pretenden escaparle a los flashes.